Red de información TI para profesionales ITMedia NetWork

Búsqueda avanzada

Publicidad

Publicidad

Cómo fomentar una cultura de experimentación gracias a la nube y centrarse en lo que importa

03 Agosto 2016por Stephen Orban, Director de Estrategia para Empresas en Amazon Web Services

Mantener la competitividad no es fácil en un mercado en cambio constante aunque la tecnología, y en concreto la nube, ayuden convertidas en algo esencial para la experimentación y el mantenimiento de esa competitividad. Stephen Orban profundiza en este aspecto y propone desafiar el statu quo, desarrollar la cultura de la experimentación y, gracias al cloud, centrarse en lo que realmente importa: liberarse de cargas y costes y dedicarse a actividades que generan ingresos

Stephen Orban

Stephen Orban

En el mercado actual, mantener la competitividad de un negocio no es tarea sencilla, incluso en aquellos mercados en los que solía serlo. La revista Wired señala que, desde su nacimiento en 1955, la lista Fortune 500 ha visto como entre 20 y 50 compañías se caen de ella cada año.

La tecnología juega un papel fundamental en este cambio constante. La nube, más concretamente, ha sido uno de los elementos claves, sino el más importante, de cuantos han hecho posible esta tendencia a lo largo de los últimos años, ya que permite a compañías con un capital reducido revolucionar por completo la industria, aun habiendo surgido de la nada.

AirBnB, Pinterest, Uber y Spotify, por mencionar algunas, ni siquiera existían hace apenas 10 años. Hoy, están revolucionando sus respectivas industrias mediante modelos de negocio impulsados por la nube.

Pero, ¿qué tienen en común estas empresas disruptivas y la mayoría de startups? Que todas ellas surgieron de la experimentación: nadie sabía si iban a funcionar o no.

Los experimentos ya no son cosa solo de startups

Lo bueno de la nube es que puede ayudar a cualquier compañía a experimentar y a mantenerse competitiva, independientemente de su tamaño o actividad. Dicho esto, cuanto mayor sea la compañía y más asentadas estén sus operaciones de TI, más cosas habrá que cambiar para poder sacarle el máximo partido a la nube.

Para las compañías que han sabido sacar partido a la nube, los cambios representan oportunidades. Los ejecutivos de esas compañías no tienen miedo a retar el statu quo y, con toda naturalidad, buscan implementar una cultura de la innovación en su organización

Para esas compañías que han sabido sacar partido a la nube, los cambios representan oportunidades. Los ejecutivos de esas compañías no tienen miedo a retar el statu quo y, con toda naturalidad, buscan implementar una cultura de la innovación en su organización.

Desde luego, ese era el tipo de cultura que yo intentaba fomentar cuando era CIO de Dow Jones.

Y con los años, puedo decir que hay muchas otras empresas a las que admiro por hacer lo propio: Capital One, GE, Johnson & Johnson y News Corp, por nombrar algunas. Todas ellas son implacables a la hora de desafiar el statu quo, en su afán por estar a la altura de las exigencias de sus clientes y mantener la ventaja respecto a sus competidores. Esta tendencia es precisamente el motivo por el que considero que la cultura de la experimentación es uno de los puntos clave a la hora de trasladarse a la nube.

¿Cómo facilita la nube la experimentación?

Hoy en día, una posición dominante en el mercado y fácil acceso al capital no bastan para mantener la competitividad de una empresa. Estas son algunas de las formas en las que la nube puede facilitar la experimentación, especialmente a las grandes compañías:

Para experimentar ya no es necesario contar con acceso a grandes capitales.- A lo largo de mi carrera he invertido un sinfín de horas en intentar justificar el ROI de inversiones de capital que yo consideraba necesarias. Rara vez conseguía acertar al planificar la capacidad necesaria y, en prácticamente todos los casos, acababa creando infraestructuras más grandes de lo que la situación requería.

En algunos proyectos, mi equipo pasó más tiempo justificando la inversión que creando la primera versión del producto en cuestión. Sin embargo, como en la nube uno solo se paga por lo que usa y una vez que lo ha usado, ya no es necesario pasarse meses justificando gastos de experimentación.

Y quienes buscan dar sus primeros pasos tienen acceso a opciones aún más sencillas. Así, por ejemplo, algunos servicios de AWS cuentan con niveles de acceso gratuitos, y probarlos no tiene gasto alguno.

Los proyectos que no prosperan, no conllevan costes.- No todos los proyectos, por muy buenos que sean, acaban por convertirse en producto o llegar al mercado. Yo mismo he creado bastantes productos que nunca llegaron a tener éxito.

No me avergüenzo en absoluto, porque con cada uno de ellos aprendí cosas nuevas. Sin embargo, para una empresa sí que tiene un impacto mantener esos activos en sus cuentas. Y lo que es peor, a veces tienes que redirigir esos recursos a algo totalmente distinto. Así, desperdiciar sistemas con 16 núcleos para servir la wiki de la compañía dista mucho de ser lo ideal. Hoy en día, sin embargo, si el producto en cuestión no cuaja, siempre podemos desactivar los recursos y dejar de pagar por ellos.

La nube está optimizada para la automatización.- La automatización es un punto clave en la estrategia cloud y especialmente relevante para aquellas compañías que busquen familiarizarse con el modelo DevOps. Al recurrir a la automatización para realizar mediante software tareas que se repiten, nuestros equipos pueden invertir más tiempo desarrollando productos que tengan un impacto positivo en el balance de la compañía.

La nube permite centrarse en lo que realmente importa.- El cloud permite a las compañías ahorrarse buena parte de los esfuerzos que conlleva la infraestructura informática. “Ya no lidiamos con distribuidores de carga, simplemente nos dedicamos a distribuir las cargas”, me comentaba hace poco Bruce Kantor, de Talen Energy.

Esto es lo que suele llevar a los ejecutivos a adoptar la nube como plataforma para sus negocios. Lo que les permite liberarse de todas las cargas y costes que conlleva la infraestructura y su mantenimiento y les permite aprovechar esos valiosos recursos en realizar las actividades que generan ingresos para la compañía.

(*) Stephen Orban es Director de Estrategia para Empresas en Amazon Web Services

ShareThis

Publicidad

Publicidad

Destacamos

  • Tres ‘atajos’ para acelerar la migración a la nube y el análisis de cartera tecnológica

    En base a nuestra experiencia ayudando a grandes empresas a analizar y priorizar su cartera de aplicaciones como preparación para su migración a la nube, hemos podido observar que este análisis, también denominado “racionalización de cartera” o “disposición de aplicaciones”; ha comenzado a requerir una cantidad de tiempo desproporcionada en comparación con las demás fases del proceso general de migración. Esto se debe a que cuando las empresas comienzan a examinar detenidamente la información referente a su actual cartera tecnológica, se sorprenden al descubrir que la información resulta imprecisa u obsoleta

Envío de artículos por email de IT CIO.es

Por favor, introduzca la siguiente información











Cerrar

Envío de artículos por email de IT CIO.es

Procesando envíos...

Envío de artículos por email de IT CIO.es

Email enviado. Cerrar

Envío de artículos por email de IT CIO.es

Error en el envio. Pulse aqui para cerrar.Cerrar